Julio César Vásquez, el campeón silencioso